Una parte de la comunidad de desarrolladores de Divi con la que nos relacionamos lleva muriendo cienes y cienes de veces al día desde la semana pasada, a causa del anuncio de Google de que la API de Google Maps que se usa para mostrar mapas en páginas web y aplicaciones ha dejado de ser gratuita y pasa a ser de pago desde ya.

Todos hemos recibido un amable correito en el que se nos comunican las nuevas condiciones del servicio y se nos insta a introducir nuestra tarjeta de crédito para cubrir potenciales costes de uso.

El caso es que Google ya advierte de que, aunque te pida método de pago, tiene una plan de “los primeros 200€ que gastes cada mes son gratis“, por lo que advierten de que la inmensa mayoría de los usuarios no van a tener que pagar nada. Hay diversas estimaciones sobre a cuántas impresiones de mapas al mes equivalen esos 200€, pero la verdad es que son un montón (entre decenas de miles y cientos de miles) y si tu sitio o aplicación tiene tantas visitas, es que estás haciendo dinero con ella y te puedes permitir pagar el servicio.

Nota: Si tienes un traficazo de ese nivel en tu web y no estás ganando dinero… a lo mejor estás haciendo algo mal!

En el caso concreto de Divi como constructor visual, existe un objeto “Mapa incrustable” muy cuco y práctico, que casi todo el mundo usa para mostrar ubicaciones de oficinas, sedes, etc. en las páginas Contacto de los clientes. Dicho objeto mapa necesita usar una clave de la susodicha API, por lo que hay quien tiene decenas (o cientos!) de claves activas en webs de clientes cuyos potenciales costes alguien podría tener que afrontar en algún momento del futuro cercano…

Sin embargo, nosotros no tenemos ese problema

Por supuesto que usamos mapas de Google incrustados en las webs; son super-prácticos y tanto clientes como visitantes están encantados con ellos, pero en lugar de crearlos todos con el objeto mapa de Divi, que necesita su correspondiente clave de la API, hemos tomado el camino se incrustar mapas de otras formas. Veamos dos opciones:

Mapas básicos con la opción “compartir” de Google Maps

Cuando buscamos (y encontramos) en Google Maps una dirección o un negocio concreto, tenemos la de “compartir” dicho mapa, ya sea enviándolo por diversos medios o incrustándolo en una web.

En este último caso nos dan un código html que hay que pegar en el sitio donde queramos que aparezca la web y que, con un poco de conocimiento se puede adaptar perfectamente en cuanto a tamaño y posición se refiere. Veamos un ejemplo en vivo:

Como verás, el mapa tiene una pinta estupenda y varias funcionalidades muy interesantes, destacando la de abrir la aplicación de Google Maps si estamos en un dispositivo móvil para que nos guíe al sitio, la de guardar la dirección en nuestros sitios favoritos y varias más, todas ellas muy orientadas a que recibamos visitas físicas en el lugar.

En este caso he dejado el mapa tal cual, pero se puede configurar su ancho y alto, nivel de zoom y varias cosillas más que pueden ser útiles.

Este uso de Google Maps no requiere de clave de la API y por tanto es gratuito sea cual sea su volumen de visitas.

Mapas más complejos desde “My Maps” de Google Drive

A veces esta forma de mostrar un mapa se nos queda pequeña porque queremos mostrar varios sitios en el mapa, o representar gráficamente una ruta o zona geográfica, etc.

Para estos casos tenemos la opción de My Maps de Google Drive, donde podemos crear un mapa completamente a medida en el que definir puntos geográficos, áreas, rutas y mil opciones más. Dicho mapa se puede configurar para que sea público e incrustar de igual manera que el anterior.

La estética es un poco diferente pero perfectamente aceptable. Aquí tenemos un ejemplo con un área (en azul) y dos puntos de interés.

Para usar este tipo de mapa, de uso también gratuito, basta con ir a la aplicación My Maps y crear los que deseemos. No es objetivo de este post describir en detalle cómo se maneja la herramienta, muy intuitiva por otra parte.

¿Entonces no merece la pena usar un mapa a medida con la API?

Pues creemos que el 99% de las veces no. Si no estás desarrollando una web/aplicación específica que haga uso de las funcionalidades avanzadas de la API, no merece la pena.

Hay quien lo hace por estética, porque así puede personalizar ciertos detalles (los marcadores) y esa puede ser una buena opción, pero creemos que pierdes mucho más de lo que ganas con ello.

Conclusión

Sigue usando los mapas incrustados en las diferentes páginas web que crees, porque son una herramienta muy útil, pero mide bien si realmente necesitas hacer uso de la API de Google Maps. Te ahorrará sustos futuros y es posible que hasta mejore la usabilidad de tus páginas web.