Qué es WordPress y por qué te conviene

por 06 Oct 2016Diseño Web, WordPress0 Comentarios

Las páginas web modernas son dinámicas. Esto quiere decir que la información que contienen se actualiza continuamente, quizás incluso varias veces al día, por lo que se necesita un forma sencilla de cambiar dicha información.

Una página web es básicamente una serie de archivos HTML, CSS, JavaScript , imágenes, vídeo, etc., que residen en un ordenador dedicado, llamado servidor. Cuando accedes a una web en tu navegador, éste conecta con el servidor adecuado y le pide los archivos necesarios.

Esos son los archivos que hay que modificar para actualizar dicha información.

Originalmente esto se hacía manualmente: te bajabas el archivo a tu ordenador de trabajo, lo editabas para hacer los cambios necesarios en su contenido y lo volvías a subir al servidor. Muchas veces debías cambiar varios archivos a la vez, porque unos dependían de los otros.

Este proceso, además de tedioso cuando los cambios son importantes, requería de un conocimiento relativamente profundo de los lenguajes y tecnologías usados en la página.

Aunque a veces este proceso se sigue haciendo así en entornos con necesidades muy específicas, en la lucha por hacer esta tarea cada vez más sencilla, hemos acabado llegando a los Gestores de Contenidos (Content Management System) o CMS.

Entonces, ¿qué exactamente es un CMS?

Un CMS es un programa informático, generalmente online, mediante el que puedes gestionar toda la información y archivos existentes en un sitio web, cambiando fácilmente tanto su contenido como su aspecto, disposición y funcionalidad.

Un buen CMS te aísla de las complejidades internas del sistema y te permite centrarte en generar contenidos para tu web.

Naturalmente que hay que tener un mínimo de conocimientos sobre cómo funciona el gestor, pero el nivel requerido no tiene nada que ver con tener que estar a la última en diversas tecnologías web para poder llevar tu página o tu tienda.

Casi todos los CMS modernos orientados a la web funcionan online, de forma que «viven» en el servidor donde esté tu web, atendiendo las peticiones de los visitantes. Además, tienen una zona de administración protegida en la que puedes realizar las tareas de modificación de la información.

¿Qué características son deseables en un CMS?

Hay dos características principales que creo que debemos buscar siempre en un gestor de contenidos: la primera es que nos facilite la vida en vez de complicárnosla y la segunda es que no nos limite el alcance de nuestro proyecto por falta de funcionalidades o por falta de calidad en el resultado final de la web.

Casi todo CMS moderno cumple además las siguientes características:

  • Modularidad y extensibilidad, para poder incorporar nuevas funcionalidades fácilmente, instalando plugins, por ejemplo.
  • Soporte de plantillas, para que podamos cambiar el aspecto general del sitio web fácilmente.
  • Gestión de usuarios y grupos, que nos permitirá colaborar entre varias personas en la gestión del contenido.
  • Sistema de actualizaciones integrado: el software moderno requiere de constantes actualizaciones, tanto para arreglar errores como para añadir nuevas funcionalidades y es muy conveniente que este proceso esté integrado en el propio gestor y que además nos avise sobre cuándo es necesario actualizar.
  • Manual integrado en el propio sistema y abundante ayuda online. Inevitablemente nos surgirán dudas en nuestras tareas de gestión y es crucial que haya abundante información disponible y una comunidad de usuarios y/o desarrolladores dispuesta a ayudar.
  • URLs amigables con los buscadores, porque caerle bien a Google es bueno para tu negocio ;P

WordPress, el rey de los CMS

Actualmente hay infinidad de Gestores de Contenidos, que podemos clasificar de diversas formas, pero atendiendo a su funcionalidad los hay de propósito general, especializados para blogs, para comercio electrónico, para almacenamiento de archivos, para foros, para wikis…

Algunos de los más conocidos, sin orden predeterminado son: WordPress, Joomla, Drupal, Magento, Concrete5, Magento, Blogger, vBulletin, Liferay, Coppermine y TYPO3.

Pero nuestro favorito es WordPress, sin duda alguna.

WordPress nació a principios de 2004 y después de 12 años de desarrollo y evolución se ha convertido en el CMS número uno en Internet, funcionando en el 25% de todos los sitios web que existen.

Se dice pronto, pero imagínate que el 25% de todos los vehículos del mundo (motos, coches, aviones, barcos, submarinos, trenes… ¡bicis eléctricas!) tuviesen todos el mismo motor de la marca Honda, por ejemplo, y les fuera estupendamente. ¡Sería la bomba!

Pues eso le pasa a WordPress y se lo ha ganado por propios méritos. Gracias a su enorme facilidad y flexibilidad de uso, la tremenda capacidad de ampliación para incorporar nuevas funcionalidades, lo que ha desembocado en una increible y muy activa comunidad de usuarios, fans, desarrolladores y formadores existentes para la plataforma.

Entre la inmensa cantidad de sitios web basados en WordPress los hay de todos los tamaños: desde blogs personales hasta portales internacionales como TechCrunch, Sony Music o BBC América.

Ventajas

Para el usuario final, dueño de su tienda online o pequeña web, las ventajas son enormes; veamos las más destacadas:

  • Curva de aprendizaje muy suave: puedes aprender lo básico del manejo muy fácilmente y luego ir avanzando poco a poco, si realmente te hace falta, hasta llegar a un nivel muy profundo de conocimiento de la plataforma.
  • Escalable: lo normal es comenzar con un sitio web con pocas visitas y luego ir creciendo tanto en contenidos como en tráfico. Pues por mucho que llegues a crecer tu WordPress nunca se te quedará pequeño. Simplemente necesitarás variar las características del alojamiento y algunos detalles de configuración para poder atender millones de visitantes diarios.
  • Seguro: a causa de su gran éxito, la plataforma WordPress es blanco de interés de muchos hackers; precisamente esto ha obligado al desarrollador a extremar los controles y auditorías de seguridad convirtiendo a WordPress en probablemente el CMS más seguro actualmente. Esta protección se puede incluso mejorar con diversas medidas que nosotros tomamos siempre.
  • Rápido: adicionalmente, un WordPress bien configurado y con el plugin de caché adecuado da un rendimiento excepcional sin necesidad de contratarle un alojamiento de características desorbitadas.
  • Ampliable: hay infinidad de  extensiones disponibles para añadir funcionalidades. Muchas de ellas son muy sencillas de instalar y usar.
  • Bien documentado y con mucho soporte: la cantidad de comunidades de usuarios, cursos, tutoriales, artículos e información disponible en Internet sobre WordPress es increíble. Y la documentación de la propia plataforma también es muy completa, llena de ejemplos y casos prácticos.
  • Se ha convertido prácticamente en un standard. El hecho de que se use tanto te permite encontrar una muy amplia oferta de servicios relacionados con él, como alojamiento especializado, diseñadores, desarrolladores, formadores, etc., por lo que la oferta de precios es muy variada y para todos los bolsillos (pero ojo con la calidad, como en todo).

Para nosotros los desarrolladores también tiene muchas ventajas, ya que con un WordPress y los plugins adecuados podemos montar prácticamente cualquier tipo de sitio web: blog, tienda tienda virtual, Intranet, foro o lo que sea.

Esto nos permite especializarnos en esta plataforma, alcanzando un conocimiento mucho más profundo de la misma, en lugar de tener que dividirnos entre varios productos.

Inconvenientes

Bueno, nada es perfecto y WordPress tiene algunos inconvenientes potenciales, a mi modo de ver casi todos ellos causados por la gran popularidad y facilidad de uso. Los que me parecen más destacados son:

  1. Los «expertos» que no son expertos: WordPress es tan fácil de manejar a niveles iniciales que hay mucha gente que dando un cursito o leyendo unos cuantos tutoriales ya piensan que pueden dedicarse al diseño web con WordPress. Lamentablemente la mayoría de ellos carecen de otros muchos conocimientos de base necesarios para llevar a buen puerto un proyecto y se limitan a colocarte una plantilla con el logo cambiado y poco más. A corto plazo puede parecer que todo ha ido bien, pero luego vienen los problemas (hablaremos de ello en un futuro artículo). Hay que tener cuidado y asegurarse de que el «experto» lo es de verdad.
  2. El excesivo uso de plugins: es tan fácil instalar nuevas funcionalidades en tu WordPress y se ven por ahí cosas tan chulas que si no tienes la cabeza fría puedes acabar con 100 plugins instalados y claro, tu WordPress empezaría a ir lento como un caracol. Afortunadamente la solución en dicho caso sería tan sencilla como revisar lo que tenemos instalado e ir quitando tonterías…
  3. El mantenimiento mal hecho: otro de los puntos importantes es mantener tu WordPress funcionando como el primer día. Un software tan complejo (todos lo son, realmente) y permanentemente expuesto a las inclemencias de Internet, necesita estar al día de las actualizaciones del sistema, plugins, plantillas, etc., para evitar potenciales problemas. Es una tarea relativamente sencilla, si has actuado con cabeza y elegido bien las funcionalidades que has añadido a tu WordPress, pero puede convertirse en un pequeño quebradero de cabeza si te has puesto a instalar cosas a lo loco. La solución, igual que en el punto anterior, es actuar con cabeza en vez de ir a lo «culo veo, culo quiero». Nosotros, por ejemplo, tenemos una cuidada selección de plugins para los proyectos de nuestros clientes y procuramos no salirnos de ahí, porque sabemos que son buenos, funcionan bien y no se pelean entre ellos.

Conclusiones

El próximo 2017 va ha hacer 20 años que llevo haciendo páginas y aplicaciones web de todos los tipos y alcances.

Desde pequeños blogs personales en el que alguien habla de su amada bici hasta grandes portales o aplicaciones para administraciones públicas, con gestor de contenido desarrollado a medida (y a precio de Fórmula 1).

He probado casi todos los gestores de contenido existentes y trabajado a diario con varios de ellos.

Y de entre todos, me quedo con WordPress. Es lo mejor de lo mejor y ¡cada vez va a más! Te haga quien te haga tu web, procura que sea un experto… y que te la haga con WordPress.