Qué es Divi y por qué te conviene

por 14 Oct 2016Diseño Web0 Comentarios

Una de las grandes ventas de los CMS modernos y de WordPress en particular es la gran facilidad para cambiar completamente el aspecto de un sitio web sin tener que modificar todas las páginas ya existentes.

Esto se logra mediante los temas, que son conjuntos de archivos que contienen las reglas de presentación del sitio web para definir los colores, imágenes de decoración, tipografías y tamaños de letras y muchas cosas más.

Los temas funcionan como un complemento de WordPress, de forma que se pueden ir instalando los que se quiera, probarlos y decidirse por el que más nos guste en un proceso que está perfectamente integrado en el propio CMS y cuyo uso es muy sencillo. Incluso podemos cambiar de uno a otro cuando queramos, aunque a veces esto pueda implicar tener que hacer cierto retoques.

WordPress dispone de una increible oferta de temas, tanto gratuitos como de pago, gracias a la facilidad que tiene cualquier desarrollador con conocimientos para crear nuevos temas. Naturalmente la calidad de los mismos varía, pero no necesariamente en función del precio.

¿Comprar un tema ya hecho o desarrollarlo a medida?

Esta es la pregunta más evidente cuando te planteas crear una web con WordPress. La respuesta depende principalmente de si tienes necesidades especiales y de tu presupuesto.

Generalmente es mucho más económico comprar un tema ya hecho, instalarlo y quizás cambiarle algunos detalles para adecuarlo a tus necesidades. En algunos casos estos temas vienen ya con toda una estructura de páginas creadas, cosa que puede parecer muy atractiva en principio pero que tiene sus pros y sus contras, como todo en esta vida. Los discutiremos en un próximo artículo.

Por otra parte es posible que en otros casos te convenga más que alguien te desarrolle un tema a medida, si te lo puedes permitir. Por ejemplo, así podrías conseguir una integración perfecta en un sitio web ya existente si únicamente le quisieras añadir la funcionalidad de blog o noticias sin tener que tocar nada más.

En ambos casos la elección de un buen profesional, que sepa seleccionar el tema adecuado (los hay de todos los precios y calidades…) o desarrollar correctamente un tema a tu medida es muy importante para evitar problemas futuros.

La tercera vía: desarrollar sobre un tema «framework»

Con la evolución de los temas para WordPress aparecieron los temas «frameworks». Un framework es una colección de componentes de software, conceptos y prácticas sobre la que realizar desarrollos homogéneos.

En el caso de los temas para WordPress lo que conseguimos es una base de bloques con los que podemos construir cualquier tipo de sitio web, pero siempre trabajando en un entorno conocido y familiar, lo que facilita mucho las operaciones de construcción del sitio y permite reducir los tiempos de desarrollo y por tanto los precios, incluso incrementando la calidad de producto final.

En casi todas hay un lugar común donde definir reglas de estilo generales para el sitio (colores, tipografías, tamaños), una serie de estructuras para componer la disposición general de las páginas (secciones, filas, columnas, bloques, etc.) y finalmente una colección de «componentes» para incluir en esas páginas: secciones de llamada a la acción, sliders, botones, kits para construir formularios de contacto, soportes para incrustar imágenes y vídeos, bloques de texto, objetos «testimonio», etc.

Si escogemos bien el framework, podemos quedarnos con lo mejor de los dos mundos.

Nuestra elección: Divi de Elegant Themes

Tras evaluar los temas/frameworks más exitosos topamos con Divi hace algo más de un año y fue amor a primera vista. Bueno, a lo mejor no fue a primera vista, porque lo sometimos a una batería de pruebas muy intensa antes de decidirnos por él, pero los resultados fueron tan buenos que a día de hoy nos hemos especializado en el uso de este tema en todos nuestros desarrollos.

Las ventajas de Divi

  • Una muy suave curva de aprendizaje: esto significa que con un mínimo de formación inicial es relativamente fácil crear sitios de aspecto muy bueno y profundizando más en el manejo de la plataforma es posible crear sitios increíbles.
  • El constructor de páginas: nos permite abstraernos de la capa básica de html/css para construir páginas con gran facilidad. Esto acelera mucho el proceso de creación de páginas sin afectar a la calidad de producto final, lo que redunda en unos mejores precios para nuestros servicios.
  • La edición en modo visual: con la llegada de Divi 3.0 se incorporó como posibilidad de editar las páginas directamente sobre el resultado final, de forma que en lugar de ver la interfaz de construcción, podemos trabajar directamente sobre cómo se va a ver la página, arrastrando y soltando, editanto textos, fondos, colores, etc.
  • Enormes posibilidades de personalización: el propio tema trae integrada la posibilidad de personalizar casi hasta el último aspecto de todos los componentes. Además, con los conocimientos adecuados de HTML, CSS y JavaScript nos resulta muy sencillo ir incluso más allá en la personalización de lo que permite la base del tema, pero a la vez sin «romper» nada.
  • Una muy animada y creciente comunidad de desarrolladores y usuarios, que todos los días encuentra nuevas formas de usar el tema y de ayudarse los unos a los otros.
  • Gran facilidad de integración de otros componentes externos al tema, lo que nos permite no estar encorsetados en lo que ofrece Divi, sino poder añadir sencillamente otros componentes que podamos necesitar, si fuera el caso.
  • Incorporación contínua de mejoras: Divi es un framework con un nivel de desarrollo muy intenso; hay nuevas versiones cada poco tiempo y se cuida mucho tanto la incorporación de nuevas características como la revisión y mejora de las existentes.
  • Seguridad: una de mis grandes preocupaciones de siempre ha sido la seguridad. En este aspecto Divi destaca, habiendo incluso pasado auditorías de seguridad de empresas tan serias como Sucuri con resultado satisfactorio.
  • Diseño responsive: el multidispositivo está integrado en Divi desde el principio, en su código base. Además nos permite tener el control total sobre qué se ve y cómo según el dispositivo que esté usando el visitante.

En general nos ha permitido obtener resultados de primera división sin tener que hacer el enorme esfuerzo que requiere un desarrollo completamente a medida, con lo que hemos conseguido tener unos precios muy competitivos sin tener que sufrir las limitaciones que implican el uso de una plantilla pre-construida.

Además, el constructor visual de Divi posibilita a los clientes que quieran mantener sus propios sitios web para que hagan cosas muy vistosas sin necesidad de tener ningún conocimiento técnico de HTML, CSS, etc.

¿Es Divi perfecto?

No hay nada perfecto en este mundo, pero los creadores de Divi se están esforzando bastante por acercarse.

Actualmente están en una fase de desarrollo intenso y múltiples mejoras en la que, además de incorporar nuevas funcionalidades,  se están puliendo los pequeños problemas que tenía en algunas áreas y que hasta ahora hemos estado resolviendo nosotros manualmente en cada proyecto.

Nada de lo que preocuparse.

Conclusiones

Con Divi hemos encontrado un framework estandarizado de trabajo que nos facilita muchísimo la vida como diseñadores web, pero sin limitar el alcance de los proyectos que realizamos y sin que todos los proyectos se parezcan unos a los otros.

Además, su facilidad de uso a nivel básico permite que nuestros clientes que lo deseen se hagan cargo sin problemas del mantenimiento de sus sitios web.

Para colmo Divi se está convirtiendo en una de las grandes cosas del sector, lo que ha llevado tanto a que sus creadores inviertan mucho esfuerzo en mejorarlo cada vez más como a que haya una gran cantidad de información y productos disponibles orientados al mismo, lo que es bueno.

4 ejemplos de sitios web que hemos hecho con Divi

WonderLashesClub.com

AnaBaz.es

SanacionYBienestar.com

DelCampoalaMesaBlog.com